¿Te imaginas este instante?

instante

¿Te imaginas que no existe nada más que lo que estás sintiendo en este instante sin ningún peso que te arrastre hacia atrás o ningún deseo que te empuje hacia adelante?

A esto se le llama vivir el presente. El estar aquí y ahora con todo nuestro cuerpo, mente y alma.

Muchos de nosotros tendemos a pensar demasiado en lo que pasó o en lo que pasará, cuando lo importante es lo que está pasando.

Estamos tan acostumbrados a ir con tanta prisa por el mundo, que la mente se ha acostumbrado a ir a la misma velocidad. La gente espera toda la semana para el viernes, todo el año para el verano, y toda la vida para ser feliz. No es raro que, con ese incesante runrún de pensamientos, las personas vivan su vida entera a la espera de empezar a vivir…

Déjame hacerte una pregunta estúpida:

¿Con cuánta gente te has duchado hoy?

No nos engañemos, seguro que mientras te duchabas has estado “acompañado” de tu jefe, tus padres, tus hijos, aquella persona que estás conociendo, tu ex, la tía María (la del pueblo), la amable cajera del supermercado al que tienes que ir después de trabajar o al protagonista de la serie que viste ayer. Posiblemente no físicamente (para lástima de algun@s), pero seguro que en tu cabeza no han parado de pasear.

Ya ves, tu cuerpo mojado y tu cabeza echando humo. Tu allí y tu mente en otro lado.

Perderse en los pensamientos es normal, pero, a menudo, nos aleja de lo verdaderamente real: este momento.

Sentir este instante es la vida, lo contrario es pura ilusión.

Fíjate que he dicho sentir, y no pensar. Porque, para vivir el presente, se tiene que conectar con todo el cuerpo. Todo al unísono. Es sentir la naturaleza bajo tus pies cuando caminas, es observar el color de una puesta de sol y percibir su calor acariciándote la ropa. Es notar como el agua te inunda y recorre suavemente tu piel mientras te duchas. Es descubrir el roce del viento en tus mejillas como un suave beso de la vida…

Es saborear todo un nuevo mundo de sensaciones donde cada sentido es diferente y casi siempre un placer. Rastrea lo que te rodea con tus cinco sentidos: observa, huele, escucha, toca y saborea…

La vida es demasiado corta como para pararse a entender lo que también es necesario sentir. Y demasiada larga si no entiendes eso.

Por eso, céntrate en lo que estás haciendo en este preciso instante; sea lo que sea. Puedes saborear una ducha, un éxito laboral o un buen libro. Hagas o lo hagas, estés donde estés, la experiencia siempre estará definida por tu presencia, por tu atención en ella. Es vivir plenamente en lo que se tenga entre las manos. Totalmente ahora.

Vivir es nacer a cada instante – Erich Fromm

Olvídate de poseer y disfruta. No pases por la vida sin que la vida pase por ti. Vive el momento presente. No colecciones cosas, sino experiencias conscientes. Concéntrate únicamente en todo lo que te puede aportar esa persona en ese momento, como si fuese la última vez que pudieras ver a alguien. Recuerda que cada instante es único y no hay instantes vacíos. Así disfrutarás al máximo de su presencia.

Piénsalo bien, el pasado se fue y pensar constantemente en el futuro te distrae de lo único de lo que va a depender la calidad de los días que vendrán:  ESTE INSTANTE.

Puedes poner excusas o puedes hacer que pase. Cada instante de tu vida es una posibilidad de elección.

Dicen que las cosas más bonitas y bellas de la vida surgen de repente. Sin avisar, sin darte cuenta, como aquel beso robado. De forma natural y espontánea. Como si llevasen años haciéndolo. Así que disfruta lo que la vida te da, porque todo lo maravilloso se compone de momentos.

Eso que pasa todos los días ante tus ojos se llama Vida

Por lo tanto, El PRESENTE es el único tiempo que REALMENTE EXISTE y en el que somos dueños de nuestro destino. Meditación y Mindfulness, así como la práctica del yoga constituyen buenas herramientas para acostumbrar a nuestro cerebro a centrarse en el presente.

¿Donde estás? Aquí! ¿Qué hora es? Ahora! ¿Quien eres? Este momento !!! – Dan Millman

Una vez que descubres lo que realmente significa vivir en el presente, comprenderás que es uno de los mayores regalos que te puedes dar a ti mismo (por eso se le llama presente), pues cuando estas aquí te liberas de todo conflicto con el tiempo, de resistir lo que eres y lo que tienes, sólo te enfocas en ti mismo, en tu ser y tu alma, y te empiezas abrir a un nivel extraordinario de paz, relajación, y amor que únicamente podrás acceder viviendo en este preciso instante.

Si puedes permanecer en el presente serás una persona feliz. Te lo garantizo.

Si te interesa, puedes leer más sobre el vivir el presente en estos posts: Carpe Diem 2.0 y ¿Fluyes o empujas?

519 Visitas totales 2 Visitas Hoy
Life & emotional coach. Apasionado de la vida y de la evolución personal. Porque ser uno más es ser uno menos...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados con asterisco *