tristeza de valientes

Hace mucho tiempo, René Descartes, el considerado padre de la filosofía moderna, definió al ser humano, como una cosa que piensa.

¿Tenia razón o estaba equivocado? ¿Es el ser humano una cosa que piensa o una cosa que siente?

Claramente, y sintiéndolo mucho porque Descartes me caía bien, estaba equivocado. El ser humano, primero siente y luego piensa. Estamos influídos por nuestros sentimientos. A pesar de eso, seguimos mirando mal a personas sensibles o más emocionales. Nos parecen débiles y poco serias.

El abanico de emociones humanas es amplísimo. Aunque las agrupamos en dos grandes bloques básicos. Alegres y tristes. Todo el mundo, sabe definir lo que es estar o sentirse alegre. Pero no nos pasa lo mismo con la tristeza. Cada uno siente la tristeza, y lo mas importante, la manifiesta de manera diferente.

Cuando nos encontramos tristes, apáticos, decepcionados o simplemente perdemos el entusiasmo, solemos encontrar mucha incomprensión en nuestro entorno. Sentirse bien se convierte en una obligación.

Psicóloga y sexóloga en mis ratos libres… Coleccionista de experiencias. Porque una emoción vale más que mil palabras.

Continuar leyendo

Cuando Miguel Angel recibió el encargo de esculpir el David, escogió un bloque de mármol que estaba dañado y que durante largos años, fue rechazado por varios artistas de renombre. Las…