Déjate caer. Así de simple, y así de complicado.

Porque, a veces, caer es volver a empezar. Cuando caemos, nuestro primer pensamiento es levantarnos lo más rápidamente posible. No soportamos el dolor, el ensuciarnos en el barro. Queremos ir impolutos, por lo que a veces olvidamos escuchar el mensaje que lleva implícito el dolor.

Y los momentos dolorosos no se pueden evitar, forman parte de la vida. Evitar el dolor es evitar crecer. Y sin dolor no hay crecimiento.

Nadie puede escapar al dolor a menos que viva fuera de la realidad. Cuando reconocemos nuestra vulnerabilidad al dolor, de alguna manera estamos aceptando nuestra condición humana. Solo así podremos seguir adelante con más fuerza.

En momentos dolorosos, preferimos no complicarnos la vida, mirar para otro lado, no buscar la verdad, no vaya a ser que si la encontramos no nos guste lo que veamos. Y lo que no queremos ver es lo que realmente nos duele.

Life & emotional coach. Apasionado de la vida y de la evolución personal. Porque ser uno más es ser uno menos…

Continuar leyendo
postureo

Vivimos en la época del postureo. Vidas perfectas mostradas en las redes sociales. Es el mundo ideal. Puestas de sol espectaculares, gintonics acompañados de sonrisas profident, y fiestas y conciertos increíbles. Vemos…