Hay personas que dedican toda su vida y esfuerzos en crecer por fuera: desean que les crezca la cuenta corriente, que les crezcan los músculos, la inteligencia o los aplausos. Los hay que quieren que les crezca la casa y el coche. O que les crezca el príncipe azul, el éxito, los admiradores o los amantes. El placer (o el sufrimiento), las curvas, el rendimiento y un largo etcétera.

A mi como a tantos otros, me interesa más crecer por dentro.

Y es que crecer no tiene nada que ver con la altura ni con edad, sino con las experiencias. Con las experiencias internas.

Life & emotional coach. Apasionado de la vida y de la evolución personal. Porque ser uno más es ser uno menos…

Continuar leyendo

Suele ser habitual entender las relaciones (sobre todo las relaciones personales) desde la perspectiva de lo que se puede obtener de ella. Cuando conocemos a alguien, inconscientemente proyectamos en el…