ayudar

Ayúdame a tenderte una mano. O, si las necesitas y puedo, las dos.

Pero de verdad, sin la boca pequeña. Deja el orgullo a un lado y levanta la mano. Porque compartir cualquier dolor aligera su peso.

Es cierto que no nos han enseñado a pedir ni a dar ayuda. La mayoría de nosotros hemos crecido en un entorno en el que las intimidades se escondían y los sentimientos se guardaban en el último cajón. Que mostrarnos vulnerables era sinónimo de debilidad. Que había que ser fuerte, olvidarse del malestar y levantarse una y otra vez. Que había que competir en lugar de colaborar…

Pero los tiempos están cambiando. En un mundo cada vez más complicado y en el que no nos han preparado para lo que estamos viviendo y viviremos, el que llega más lejos no es el más fuerte, sino el que se ha hecho fuerte agarrándose a manos amigas.

Life & emotional coach. Apasionado de la vida y de la evolución personal. Porque ser uno más es ser uno menos…

Continuar leyendo

La vida no va a esperarte. No importa si estás o no estás listo, el mundo no va a detenerse por ti. Sin ti, el mundo continuará, pero contigo..., contigo ese mundo…
el día que decidí

Todo empezó el día que comprendí que mi único enemigo era yo mismo. Aquel día donde, sin esperarlo, decidí hacerme responsable de mis demonios, de mis sombras. De dejar de…
desde donde

Pasamos el día actuando en piloto automático. Hacemos las cosas, y no somos conscientes de cuáles son los motivos que nos llevan a actuar de la forma en que lo…