GRACIAS a los HÉROES

gracias a los héroes

A veces, por casualidad (o no tanto), nos encontramos con personas extraordinarias. Esas que convierten lo ordinario en algo más que lo hace totalmente extraordinario. Yo les llamo HÉROES, en mayúsculas.

En esta sociedad materialista y minúscula, afortunadamente a veces aparecen PERSONAS en mayúsculas. Y también en negrita y en cursiva. Personas que reclamamos para todos nuestros momentos de felicidad, porque en su presencia la tristeza se convierte en serenidad.

Hay personas que te curten de verdad y te hacen ver lo importante, que siempre te animan a seguir adelante. Con las que no te importa decir tonterías, porque pase lo que pase siempre creces. Porque no te llenan de consejos, sino que te muestran como hacerlo. Y con las que te da igual el destino mientras vayan contigo.

Todos conocemos y tenemos a algún HÉROE en nuestra vida. Sí, es esa persona en la que estás pensando. Es tu padre, tu madre, tu pareja, tu hermano, tu mejor amiga, tu abuela o incluso tu mentor. Porque, lo importante no es el tipo de relación que nos une, sino todo aquello que sentimos a su lado.

Un verdadero HÉROE hace sentir “mariposas” en el estómago, puñetazos en el corazón, ceguera ocasional o actividad cerebral desbocada.

Los HÉROES son la familia que se escoge. Son aquellos que tienden su mano aunque no la merezcas. Es el que para las buenas viene, y para las malas, lo hace sin ser llamado, porque sabe cómo, dónde y cuándo debe estar. Es quien cuida tus espaldas y te quiere de frente. Es quien ríe de tus chistes, aunque no sean tan buenos y te consuela de tus problemas aunque no sean tan graves.

Los HÉROES dejan marca con la verdad para no herirte con las mentiras. Son ángeles que te levantan cuando tus alas han olvidado como volar.

No hablo de almas gemelas, sino de almas buenas que te hacen sentir tu cuerpo en libertad. Que te pregunta qué tal estas y se preocupa por escuchar la respuesta. Y es que no es quien te seca las lágrimas, sino quien evita que las derrames. Son personas que son un hogar de paz cuando estás en plena guerra.

Cuando era pequeño me preguntaban qué héroe quería ser, y pensaba en Superman, Spiderman, o Batman, sin saber que el verdadero HÉROE estaba en todos ellos, porque, como todo en la vida, lo importante no es como empieza sino como acaba. Y es que todos tienen en común que son seres humanos.

Nuestros HÉROES también tienen poderes, aunque no sean “super“, porque tienen el poder de cogerte de la mano para tocarte el corazón. Y aunque no lleven capa, son capaces de llevarte al cielo con su alma.

Seres muy humanos con los que ves factibles los improbables. Que abrazan sin ahogar, porque sus abrazos son el mejor lugar. Y aunque se vayan, se quedan a vivir eternamente en tu interior. 

Como decía Bonnie Tyler en su éxito “Holding out for a hero“, todos esperamos un HÉROE que sea fuerte, que sea rápido y que haya luchado con valentía.

Porque los HÉROES no nacen, se hacen. No hay nadie extraordinario que no haya tenido que librar una batalla heroica contra sus propios demonios. Y aunque llevan alguna espina clavada, fueron capaces de pasar por el camino de las zarzas, llenos de arañazos y cicatrices en la conciencia o en la espalda. Y aunque les duelan, aman siempre.

Aman lo que miran y lo que tocan, lo que les hace reír y, a menudo, también lo que les ha hecho llorar. Aman todas y cada una de sus emociones. Aman a otros y se aman a sí mismos. Aman intensamente, porque saben que nunca se quedarán vacías por amar. Porque no esperan a que les quieras, sino que te quieren y luego esperan. Porque saben que todos somos imperfectos.

Vivimos rodeados de personas extraordinarias, porque cualquier persona ordinaria puede elegir hacer cosas extraordinarias. Son HÉROES anónimos, pero fáciles de encontrar. Y es que son difíciles de esquivar, porque apuntan al corazón. Los reconocerás porque son quienes te abren el hogar de su alma sin pedirte alquiler por habitarlo.

Un HÉROE no lo es por el tamaño de sus músculos, sino por el tamaño de su corazón (Hércules)

Tú puedes ser, y de hecho, eres un HÉROE, sólo basta con recordarlo. Porque, más importante que cómo somos, es cómo creemos que somos. Ser un HÉROE no es algo que implique acciones arriesgadas, sino sólo un profundo deseo de ayudar. Y, no sé si te has dado cuenta, pero a lo largo de tu vida, has sido un HÉROE para otra persona en un momento determinado.

Rodéate de HÉROES que te den ganas de vivir la vida, que te lleguen al corazón y te nutran el alma. Que te empujen hacia la cima y no te hundan en el barro. Y, cuando los encuentres, mantenlos en tu vida. Házselo saber. Dales las GRACIAS, en mayúsculas, ÁMALOS cada día, porque lo bueno de la vida es eso: la posibilidad de encontrar personas especiales que te escuchen, te entiendan y te acompañen.

Ésas que nadie debería soltar.

 

Life & emotional coach. Apasionado de la vida y de la evolución personal. Porque ser uno más es ser uno menos…

3 thoughts on “GRACIAS a los HÉROES”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados con asterisco *