heridas emocionales

Todos, quien más o quién menos, albergamos alguna herida emocional en nuestro corazón.

Heridas que nos duelen, que siguen sin cicatrizar y que, quizás, vuelven a abrirse con el tiempo. Heridas que creíamos olvidadas o no pero, que no logramos hacer desaparecer y que nos impiden disfrutar de la vida y de las personas.

Solemos negarlas, taparlas o ponerles un parche con distracciones. Logramos ignorarlas temporalmente alargando la jornada laboral, con viajes veraniegos, fiestas y borracheras o simplemente con otras personas, … pensando que el tiempo todo lo cura.

Pero, lo que puede ocasionar es que ésta se infecte. Y, tarde o temprano, la herida aflorará y volverá a sangrar de nuevo. En otra circunstancia, en otro lugar o, peor aún, con otra persona… Porque lo que no se cura, se repite. Y lo que llevas dentro no se cura con lo de fuera.

Life & emotional coach. Apasionado de la vida y de la evolución personal. Porque ser uno más es ser uno menos…

Continuar leyendo
tu cuerpo te habla

Tu cuerpo te habla... continuamente. Y lo hace de diversas formas. Hacía ti y hacia los demás. De ti y de los demás. Muchos de nosotros vivimos la vida en…
palabras del corazón

Decía Rabindranath Tagore que “las palabras van al corazón, cuando han salido del corazón". Y es que en realidad existe un problema de comunicación. Nos hemos acostumbrado a hablar entre nosotros…
ayudar

Ayúdame a tenderte una mano. O, si las necesitas y puedo, las dos. Pero de verdad, sin la boca pequeña. Deja el orgullo a un lado y levanta la mano.…
desde donde

Pasamos el día actuando en piloto automático. Hacemos las cosas, y no somos conscientes de cuáles son los motivos que nos llevan a actuar de la forma en que lo…
amar

El amor es una palabra que se usa a la ligera. Como diría Benedetti, un pedacito de utopía. Tras estas cuatro letras, se cobijan, muchas veces, los celos, los miedos y las carencias.…

Hoy sólo pido que me escuches. Que trates de entender lo que te digo. Porque para mi, es tan importante saber explicarme como saber que me escuchas. No te pido que me aconsejes…

Suele ser habitual entender las relaciones (sobre todo las relaciones personales) desde la perspectiva de lo que se puede obtener de ella. Cuando conocemos a alguien, inconscientemente proyectamos en el…

Hoy en día, vemos, ojeamos, observamos pero no nos paramos a mirar. Y es que tenemos demasiada prisa. Hay demasiado que hacer y tan poco tiempo, que nuestra perspectiva se…