Sedúcete a ti mismo

autoestima

El amor no está fuera donde muchos lo buscan, sino dentro, donde pocos lo encuentran. Porque el amor, empieza en casa. Cultivando nuestra autoestima.

Y es que le damos importancia a lo que no es importante. Estamos enfocados en lo que no tenemos, en lo que nos falta por fuera, pero ¿nos tenemos a nosotros mismos?

El problema, hoy en día, no es tanto de falta de opciones, sino de falta de coherencia. Porque nada te puede traer más paz que tú mismo, ni más amor que el que tú mismo te das.

En lugar de trabajar en nosotros mismos y desarrollar las habilidades que nos potencien nuestra autoestima, dedicamos casi todo nuestro tiempo, dinero y energía, a conseguir todo tipo de metas y objetivos, desatendiendo nuestro mundo interior. Optamos por la manera menos eficiente, pero más fácil y recurrente. Buscamos fuera lo que nos falta por dentro. Y con el tiempo, esta huida de nosotros mismos, suele pasarnos factura.

Seguimos la moda, desarrollamos nuestro cuerpo, a veces la mente, y muy poco nuestra esencia. Caemos bien a muchos. Sin embargo, no nos caemos bien a nosotros mismos, lo que es lo más importante.

Esperamos que alguien nos sorprendacuando nos pasamos semanas haciendo lo mismo. O peor aún, siendo la misma persona. Queremos encontrar a personas que rompan nuestra rutina, que nos enamoren, que nos liberen, que nos hagan vivir una aventura pero no somos capaces de sorprendernos ni enamorarnos de nuestra vida.

Quizás lo que te sobra, es creer que todo eso te hace falta.

Porque el ser humano no puede construir con nadie una relación más sana que la relación que tiene consigo mismo. La autoestima es la base de todo.

No hay amor suficiente en este mundo capaz de llenar el vacío de una persona que no se ama a sí misma.

Por lo tanto, no busques en nadie lo que falta en ti. El milagro de la felicidad no tiene tanto que ver con lo que vives fuera, sino con lo que sientes dentro. Todo nace en ti. Sólo te puedes cambiar a ti mismo, pero a veces eso lo cambia todo. La verdadera batalla es contigo. Un problema interno no se soluciona con una solución externa. Sólo encontrando en lo más profundo de ti lo más oscuro, lo que te ocultas y no quieres conocer, puedes llegar a encontrar tu luz y brillar intensamente. Sé valiente y apuesta por conocerte y quererte, porque sólo los que se quieren, deciden su futuro.

Porque el amor verdadero no entiende de cantidades, sino de calidades, sobre todo la de uno mismo. O dicho de otra manera, lo importante del amor, no es cuanto te quieren, sino cuanto te quieres.

El primer “me gusta” que necesitas es el tuyo propio.

Amarnos es sinónimo de escucharnos, atendernos, aceptarnos, respetarnos, valorarnos y en definitiva, ser amables con nosotros. En cada momento y frente a cualquier situación. También consiste en sanar las heridas emocionales derivadas de nuestros conflictos internos.

Por eso te pido que seas consciente de tu verdadero valor. Tómate un momento para apreciar lo increíble que eres. Te mereces tu propio amor y afecto. No necesitas nada externo, sólo necesitas otorgártelo tú. Ama la vida que tienes para poder vivir la vida que amas. Siéntete tan bien contigo que no necesites huir nunca más de ti.

Sé esa personalidad que ha sabido formarse a sí misma. Que ha resuelto sus inseguridades, que ha cubierto sus carencias y que, a su vez, dispone de un conocimiento interior donde no hay titubeos. Donde no hay dudas. Sedúcete a ti mismo. Con tu vida, con tus metas y con tus sombras.

Porque, al fin y al cabo, una persona seductora es aquella que se conoce y se quiere. Que muestra sus puntos fuertes y que utiliza sus virtudes para mostrar lo mejor de sí misma, para cautivar y conseguir cercanía con aquellos que le rodean. Y es que lo más seductor de una persona no son sus ojos cuando la ves, sino su corazón cuando la conoces.

Cuando te quieres y te conoces, no buscas ligar, seduces naturalmente. Ves a los demás como aliados y no como enemigos. Con el propósito de dejar a las personas mejor de cómo te las has encontrado. De querer acariciar sus almas. Es esa conducta y actitud tan gourmet que hace las delicias de los corazones que se cruzan a su paso.

Si te amas y te respetas, sumas siempre. Nunca divides. Abrazas, no apuñalas. No finges, te muestras. No mendigas cariño ni buscas amores mediocres. Sólo aceptas un amor entero y valioso. No te vendes, ni te rebajas. No bajas el listón, sino que lo subes porque tú has crecido. Es lo que quieres o nada, porque tú ya lo tienes todo. Te tienes a ti.

No guardas rencores ni rabia. Perdonas y pides perdón, porque pones por delante de todo tus valores personales. Estás dónde se te reclama y regalas tu mejor sonrisa porque la sientes. No te castigas ni maltratas hablando mal de ti mismo ni de los demás. Amas, porque te amas. No diferencias entre tú y los demás, porque sabes que sois lo mismo.

Cada día que pasa sin quererte por dentro es un día que te alejas de ti mismo. Cada minuto que pasa sin que te ames como mereces es un tiempo perdido. Es un arduo trabajo diario de superar obstáculos, pero es la única carrera que nos reportará verdadera felicidad.

Porque lo que eres depende de lo que decidas ser. Sólo cuando creas que ya eres lo que sueñas, conseguirás serlo.

Porque todo, incluso el amor, empieza en casa.

Life & emotional coach. Apasionado de la vida y de la evolución personal. Porque ser uno más es ser uno menos…

One thought on “Sedúcete a ti mismo”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados con asterisco *