El orden de los factores del éxito

éxito

¿Quién estás siendo?

Si, si, tú … te lo vuelvo a repetir …

¿Quién estás siendo?

No pregunto lo que haces, ni lo que tienes. Todo eso es consecuencia. Tampoco te pregunto por lo que aparentas ser…

¿Estás siendo feliz? ¿Estás siendo coherente contigo mismo?

Posiblemente estés esperando a serlo cuando tengas ese algo que deseas. Es lo que nos han enseñado. Si quieres tener una cosa, tendrás que hacer algo, lo que te permitirá ser algo. Sustituye ese algo por pareja, dinero, estatus, felicidad, tanto da…

Seguimos el paradigma TENER + HACER = SER

Y lo seguimos, porque en el fondo, deseamos tener para dejar de ser nosotros mismos. Una versión que no nos avergüence y que sea aceptada por todos (nosotros los primeros). Pensando que nuestras miserias emocionales desaparecerán y nuestra autoestima crecerá al mismo nivel que los aplausos, los abrazos o la cuenta bancaria.

Ahora dime, ¿cuáles han sido tus resultados? ¿Ya eres súper feliz?

Si no eres feliz con lo que tienes en la vida tampoco lo serás con lo que te hace falta, o lo que crees que te hace falta.

Cuando vivimos nuestra vida de esta manera, existe una gran posibilidad de que no sólo se posponga el resultado que más queremos, sino que pospongamos nuestra propia felicidad. Al dirigir nuestros esfuerzos hacia el hacer y el tener, el estado de ser (la alegría, la creatividad, la libertad, el amor…) que buscamos está siempre condicionado a lo que se hace o se tiene.

Si hago o tengo, entonces… Soy. Si no tengo o hago, entonces … ¿no Soy?

Siento decirte que la vida no funciona así. Es justo al revés. No se trata de hacer para ser, sino de ser primero y luego hacer ya siendo.

Lo que hago con quien soy, es lo que obtengo.

Sólo así podrás tener lo que mereces. Porque solo atraemos lo que creemos merecer, no lo que queremos.

En la vida no tienes que hacer nada. Todo es cuestión de lo que estás siendo. Decidir con anticipación lo que eliges ser produce eso en tu experiencia.

Imagínate una persona que quiera ganar dinero, que quiera convertirse en una persona rica o exitosa. Si esa persona se centra en HACER negocios, inversiones para TENER dinero sin creerse rico (SER) está destinada al fracaso. Una persona rica nunca pensará como una persona que no lo es. Si esa persona se centra en SER, en entender cómo piensan los ricos, qué creencias tienen las personas con abundancia de dinero, le será mucho más fácil HACER y TENER.

Por lo tanto, la fórmula es igual de sencilla, pero en este caso, el orden de los factores sí influye en los resultados.

SER + HACER = TENER

Por tanto te toca aprender a SER. A sentir, a tener los pensamientos y creencias de alguien que merece eso que quiere. Porque va de actitud, de mirarte al espejo y decirte la verdad a la cara. Va de pasión, de ir sacando todo lo que llevas dentro y estás reservando para ese día que nunca llega. Esto ahora va de mostrar quién eres y qué puedes ofrecer. Porque para cambiar lo visible, primero debes cambiar lo invisible. Solo así podrás llegar a HACER tus acciones con total naturalidad y llegarás a tener esos resultados que tanto deseas.

No te limites al camino fácil, estirado en el sofá de la vida o imaginando una vida de ensueño, pero tomando somníferos para soñar. Eso solo lo hacen la gente mediocre, aquellos que intentan ver el éxito por la vía fácil y sin esfuerzo. Limítate a verlo, como un proceso, entrénate para SER, para comportarte como tal. Lo otro vendrá con total naturalidad.

Si una persona quiere prosperidad, primero su mentalidad debe ser próspera. – Raimon Samsó


¿Como podemos empezar a SER?

Acepta la realidad y céntrate en cambiar tus creencias. Empieza a pensar como si fueras esa persona que merece lo que quiere.

Trabaja tus miedos, sal de tu zona de confort.

Sustituye pensamientos limitantes por otros de abundancia. La mente está preparada para pensar en escasez. Cada vez que te venga un pensamiento limitante sustituyelo por uno de abundancia. Porque donde pones tu atención pones tu energía y eso es lo que te hará crecer. Al final, se trata de educar a tu mente.

Haz visualizaciones y afirmaciones. Moldea a tu mente con nuevos pensamientos. Pregúntate lo que piensas qué «serías» si ya «tuvieras» eso que deseas.

Júntate con gente positiva, con tus mismas aspiraciones. Es mucho más fácil acabar teniendo pensamientos positivos si la gente de tu alrededor piensa igual.

– Lee cosas sobre lo que quieres, sobre lo que aspiras. Asiste a cursos, charlas… Vuélvete un experto.

– Toma acción! Actúa como si ya lo tuvieras, porque cuando actúas como si lo fueras, en eso te conviertes. Ahora bien, todo lo que hagas, hazlo con sinceridad o se perderá el beneficio de la acción. Recuerda que no puedes engañar a tu mente, y si no eres sincero, tu mente lo sabrá y se resistirá a cambiar.

Por lo tanto, empieza poco a poco y practica. Ten claro desde dónde lo haces y para qué lo haces. No importan los resultados, estás aprendiendo a ser… Sobretodo prémiate por cada pequeño avance que hagas. Esto te permitirá cambiar la manera en como te ves, en cómo ves las cosas, empezarás a SER más ganador, empezarás a HACER cosas congruentes y naturales y llegaras a TENER todo lo que te propones.

Si tienes definido lo que quieres ser, y comienzas a hacer aquellas cosas que te ayuden a llegar a eso, tener lo deseado será una cuestión menor.

Compra el libro

2 thoughts on “El orden de los factores del éxito”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados con asterisco *

Compra el libro