¿Más de lo mismo?

La vida no es algo que funcione de manera caprichosa. No interviene ni el azar, la suerte o las casualidades. La vida te responde. Causa y efecto. Tanto das, tanto recibes, tanto siembras, tanto recoges.

Porque la vida no viene a pedirte cuentas, sino a que te des cuenta. De todo lo que eres, de todo lo que puedes ser, de todo lo que has sido y sobretodo lo que más allá te sigue esperando… que es mucho.

Siendo claros y en segunda persona: te mereces lo que te has ganado con tus acciones, ni más ni menos. Tu trabajo vale exactamente lo que los demás están dispuestos a pagar por él y ahora mismo estás donde deberías estar.

Y el lugar donde estás hoy tiene mucho que ver con tus pensamientos, con tus hábitos, con tus creencias del pasado o con tu conformismo. El responsable final eres tú, y han sido tus decisiones las que te han llevado hasta el punto en el que te encuentras.

Lo que somos hoy descansa en lo que ayer pensamos, y nuestros pensamientos de hoy forjan nuestra vida futura -Budha

Dice un cuento sufí:

Un espeleólogo, hombre aficionado a explorar las grutas y cavernas, llevaba a su pequeño hijo de cuatro años, a conocer por primera vez una cueva, en la cual el pequeño descubrió “el eco” arrojando una piedrecita.

El chico sorprendido gritó: “Horrible” y el eco le regresó el grito; gritó “Espantosamente” y el eco devolvió nuevamente el grito.

El chico tembló de miedo ante lo desconocido y le preguntó a su padre sobre esa resonancia. El padre inteligentemente lo tomó en sus brazos y le dijo: Hijo mío, escucha nuevamente y gritó: “Maravillosamente” y el eco le devolvió en sus diversas voces gritos de “bello, espléndido, extraordinario, excelente”, con iguales resultados.

El niño sonrió y le volvió a preguntar: ¿Qué es papá? y él le respondió: ES LA VIDA HIJO MÍO. Como le llamas te contesta. Pídele lo mejor y te dará lo mejor. Pídele lo peor y te dará lo peor.

Y es que obtenemos de la vida tal y como le hablamos y actuamos. Si le hablamos con ilusión, fe, motivación y confianza, cualquier cambio, impedimento o miedo, podremos con él. Porque nuestras palabras, crean nuestra realidad.

Por tanto, si no te gusta lo que tienes en la vida, sólo tienes una opción:

¡¡CAMBIA TODO LO QUE NO TE GUSTE!!

Si queremos conseguir resultados diferentes, tenemos que provocar un cambio de rumbo en nuestros pensamientos, no aceptando como “correcto” lo que no nos lleva a donde queremos ir.

¿Por qué tienes claro dónde quieres ir, verdad?

3 preguntas más … ¿Cuál es el sentido de tu vida? ¿Qué quieres conseguir? ¿Lo que haces cada día, te acerca o te aleja de tus sueños?

Posiblemente todas las mañanas te levantes y cuando abras lo ojos , lo primero que digas es: ¡¡otra vez más de lo mismo!! No hace falta que mires la agenda, ni el calendario, ya sabes lo que va a ocurrir al abrir los ojos… MÁS DE LO MISMO.

Dejamos que nuestra vida se pierda entre calcetines, pantalones, jerseys y miedos.

No podemos esperar a que la situación cambie, a que los planetas se alineen y sintamos que es en ese momento cuando podemos cambiar. Porque para conseguir algo, transformar nuestra vida, ser coherentes entre lo que sentimos y hacemos, hay que moverse (e incluso poner patas arriba nuestra vida).

Lavamos el coche todos los días , para que esté limpio y bonito; y sin embargo dejamos que nuestra vida coja polvo.

Las personas más que resistirse al cambio, se resisten a ser cambiadas -Françesc Bonada

Así que, como tenemos miedo, es mejor seguir las “recomendaciones” de la sociedad, tener un trabajo de 8 horas que no nos gusta, aguantar a una pareja que no nos hace felices, tener unos amigos que no nos motivan y una vida que solamente queremos tirarla por el retrete.

De vez en cuando soñamos y pensamos que sería de nosotros si tomáramos la decisión diciendo: “Y si…” Pero al instante pensamos que es una locura, y que mejor será seguir haciendo lo que estamos haciendo… ¡¡más de lo mismo!!!

Y los días pasan y nuestra esencia sigue cogiendo más y más polvo.

Si quieres cambiar, invierte en ti. Busca el sentido de tu vida, conócete, ámate, porque no esperes que nadie te dé los réditos que tú mismo podrías conseguir por ti sólo. Porque además, siempre serán más altos los que tú consigas que los que los demás puedan darte. Cuanto más das de ti, más recibes.

La vida no responde a nuestras peticiones cuando nosotros queremos, sino cuando ella cree que es conveniente. Y no siempre nos da lo que queremos, sino lo que merecemos.

O dicho de otra forma, la vida es como un gran tablero de ajedrez, y nosotros jugamos con las blancas. Nos toca el primer movimiento, somos la causa. Y la vida nos responde, mediante efectos. Y es que nadie nos va a dar nada por nuestra cara bonita. Primero hay que demostrar lo que uno vale. Porque para ganar la partida habrá que asumir responsabilidades.

Sé valiente con tu vida, sé valiente contigo mismo. Nadie puede ni debe serlo por ti. Empieza a dar pasos, aunque sean pequeños. Toma decisiones en función de tus sueños, porque la felicidad no la regalan, hay que ganársela.

Si quieres dejar tu trabajo, busca alternativas y déjalo; si te gusta una persona, díselo; si sientes que esa persona no te llena, déjala;  si tienes que apartarte de algunos amigos, familiares o entornos, aléjate; si extrañas a alguien, llámale.

Te aseguro que si hoy no te vistes de sueños, mañana te sentirás como desnudo.

Asume de una vez que tú tienes el control de tu vida, que tú eres el único responsable de donde estás ahora y que tú eres el único que puede solucionarlo. Tu vida tendrá el sentido que tú quieras darle.

Este vídeo del magnífico Javier Iriondo, así como su libro “Donde tus sueños te lleven”, es bastante revelador:

Por tanto, si optas por seguir como estabas, luego no te quejes, lamentes, pongas excusas ni cosas parecidas, ni te mientas a ti mismo, diciendo que iba a ser algo imposible de conseguir.

¿Quieres levantarte mañana y decir como todos los dias: ¡¡otra vez lo mismo!! o despertar siendo lo que no has sido hasta ahora?

Empieza a tu ritmo, porque dice más de una persona dónde va, que dónde está o de dónde viene …

Life & emotional coach. Apasionado de la vida y de la evolución personal. Porque ser uno más es ser uno menos…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados con asterisco *