heridas emocionales

Todos, quien más o quién menos, albergamos alguna herida emocional en nuestro corazón.

Heridas que nos duelen, que siguen sin cicatrizar y que, quizás, vuelven a abrirse con el tiempo. Heridas que creíamos olvidadas o no pero, que no logramos hacer desaparecer y que nos impiden disfrutar de la vida y de las personas.

Solemos negarlas, taparlas o ponerles un parche con distracciones. Logramos ignorarlas temporalmente alargando la jornada laboral, con viajes veraniegos, fiestas y borracheras o simplemente con otras personas, … pensando que el tiempo todo lo cura.

Pero, lo que puede ocasionar es que ésta se infecte. Y, tarde o temprano, la herida aflorará y volverá a sangrar de nuevo. En otra circunstancia, en otro lugar o, peor aún, con otra persona… Porque lo que no se cura, se repite. Y lo que llevas dentro no se cura con lo de fuera.

Life & emotional coach. Apasionado de la vida y de la evolución personal. Porque ser uno más es ser uno menos…

Continuar leyendo
libros

Malditos libros que te estrujan el corazón y te reabren las heridas. Benditos libros que te hacen desear lo que has perdido o lo que todavía no has podido encontrar.…
tu cuerpo te habla

Tu cuerpo te habla... continuamente. Y lo hace de diversas formas. Hacía ti y hacia los demás. De ti y de los demás. Muchos de nosotros vivimos la vida en…
cambiar

La vida es cambio. Es lo único constante e inevitable. Nacemos, morimos y entre medias, lidiamos con la impermanencia de los cambios. Todo es evolución. Con el paso del tiempo, a…
resonancia

Nosotros y todo lo que nos rodea somos energía resonando. Muchas de las personas que contratan mis servicios de coaching emocional vienen con la idea de que tienen dificultades con…
todo pasa

Hay días grises, lluviosos, oscuros. Esos días empapados de añoranza de tiempos mejores, en que respirar te duele, y el alma te pesa. Momentos de nostalgia de seres queridos que se…
sombra

Ahora ya sabes lo que es tu sombra (si no has leído el anterior post, léelo primero...). Has entendido que no puedes escapar de ella, pues te pertenece. Forma parte de…
el día que decidí

Todo empezó el día que comprendí que mi único enemigo era yo mismo. Aquel día donde, sin esperarlo, decidí hacerme responsable de mis demonios, de mis sombras. De dejar de…

Parece mentira que siendo la generación mejor conectada, seamos la que más sola está. O, mejor dicho, la que más sola se siente. Que no es lo mismo. Todos nos…